Utilizamos cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y su uso de nuestra web. En caso de continuar navegando por esta web entenderemos que acepta el uso de estos dispositivos. Más información: Política de Cookies

Aceptar

HULOT

Joan Gaspar

De la combinación de la observación de la naturaleza  y la tecnología industrial nace un diseño de carácter formal orgánico que nos propone un perchero noble, sencillo y único. El perchero Hulot está pensado para cumplir su función de manera práctica y discreta. Combina bien en decoracion de interiores de diferentes estilos, modernos, clásicos o informales. Sus líneas suaves están pensadas para encajar en el hogar, en la oficina y en espacios de recepción.
Está disponible en tres colores, que aportan originalidad y elegancia a cualquier espacio.

Joan Gaspar

Joan Gaspar, Barcelona 1966.

Diseñador industrial, se inició en los años 80 en el diseño de lámparas, de la mano de Lluís Porqueres. A lo largo de su carrera, ha trabajado principalmente en el diseño de iluminación. Destaca por sus soluciones técnicas elementales e inteligentes, con las que logra resultados brillantes, de manera pausada, que hacen que sus diseños sean útiles y de carácter marcadamente atemporal.

Su pasión por el diseño y un conocimiento profundo de las técnicas productivas forman parte esencial de su manera de trabajar y sus lámparas tienen la voluntad de pasar inadvertidas, “incluso cuando se encienden, su objetivo es proporcionar bienestar y calidez”.

Aparte del diseño, compagina su labor con la docencia en la escuela Eina, donde imparte la asignatura de Proyectos, y con la dirección creativa de la empresa Marset. En el transcurso de su carrera, ha recibido diversos premios Delta, por la serie Atlas en 2001 y por la lámpara Neón de Luz en 2005, entre otros.


“Para el diseñador, se necesita la colaboración de productor y diseñador para que surja un producto de calidad.”
Joan Gaspar

“Un buen diseño es aquel que intenta ser simple, sin estridencias ni espectacularidades, teniendo en cuenta que los objetos tienen que ser valorados en la medida en que demuestran una efectividad en su uso, una valoración que se produce poco a poco, pero que hace que el producto sea apreciado a lo largo del tiempo.”
Joan Gaspar

Percheros